Raquetas de nieve: 5 razones para probarlas

Seguro que hay muchas más, pero queremos compartir contigo 5 motivos para probar las raquetas de nieve este invierno si aún no lo has hecho.

¿Buscas un buen plan de fin de semana este invierno?

En verano tenemos la playa y el reggeton, en primavera el senderismo y el pólen, y en otoño las castañas y los paseos en bicicleta.

Pero con el invierno las actividades al aire libre están condicionadas por las bajas temperaturas, las lluvias o la reducción de horas de luz.

Si no te gusta el esquí y estás cansado de Netflix, las excursiones con raquetas de nieve pueden ser la solución.

1- No necesitas grandes conocimientos técnicos

La primera vez que nos ponemos unas raquetas nos resulta extraña esa sensación de peso en los pies. La coordinación de nuestros primeros pasos en la nieve y el movimiento de los bastones puede ser un poco loco al principio.

Sin embargo en unos pocos minutos vamos a ver que caminar sobre la nieve no es tan diferente a un paseo tradicional por la montaña.

2- Accesible para todas las edades y condiciones físicas

Las raquetas de nieve están concebidas para desplazarnos en terrenos de pendiente moderada y sobre nieve blanda. Esto hace que podamos encontrar rutas de baja dificultad y y distancias adecuadas a nuestras condiciones físicas.

Es por esto que desde niños a adultos con una condición física mínimamente aceptable puedan disfrutar de pasear sobre la nieve y es compatible con otro tipo de actividades lúdicas en la nieve la tradicional guerra de bolas o los muñecos de nieve.

3 – Las raquetas son algo nuevo

Para muchas personas esta manera de disfrutar de la nieve es algo desconocido a pesar de lo fácil que es acceder a el. Nos permite además disfrutarlo en grupo como en solitario.

4 -No supone un gran desembolso

El equipo necesario para nuestras excursiones con raquetas es muy fácil de tener y. Si bien, para un uso intensivo o en excursiones en condiciones mas extremas es necesario un mínimo equipamiento. En una búsqueda rápida en internet encontraremos recorridos de baja dificultad en los que iniciarnos en este deporte o simplemente pasar un día descubriendo lo que puede ser nuestro nuevo hobby hivernal.

5 – Nueva perspectiva

Atravesar un valle completamente blanco y notar como las raquetas se asientan sobre las capas de nieve recien caida es una experiencia increible desconocida para mucha gente.

Quizás pensamos que ese contacto con la montaña en invierno está reservado a los esquiadores extremos que descienden laderas de nieve virgen a toda velocidad.

Nada más lejos de la realidad , caminar sobre la nieve es algo que esta al alcance de la mayoría de nosotros y que sin duda nos da una visión de la montaña totalmente diferente a la que tenemos en verano.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario