Partes de la raqueta de nieve

Partes raqueta de nieve

Puede parecernos que unas raquetas de nieve sean un elemento simple, pero éstas están compuestas de diversos elementos que componen la raqueta de nieve. Si tienes dudas sobre estos y no sabes cuál es la función de cada uno de ellos, a continuación te explicamos cada uno de los elementos o partes de la raqueta de nieve.

Partes raquetas nieve
Partes o elementos que componen una raqueta de nieve

Aunque hoy en día veamos este calzado de nieve como algo habitual cuando nos referimos a deportes de nieve, en realidad no hace tanto tiempo era algo muy poco común y mucho más rudimentarias que las que encontramos actualmente. De hecho, es probable que hayas utilizado unas raquetas de nieve en numerosas ocasiones pero, ¿sabes diferenciar cada una de las partes de la raqueta de nieve?

Salir a caminar con raquetas de nieve se ha ido convirtiendo, con el paso del tiempo, en uno de los deportes de invierno favoritos de quienes esperan las nevadas con ansia durante todo el año. Actualmente este deporte ya cuenta con numeros aficionados. Varios son los motivos. Lo económicas que resultan. No se necesita un nivel específico para poder utilizarlas (son adecuadas incluso para niños). No requiere invertir tiempo en aprender a utilizarlas, puesto que resulta sencillo comenzar a caminar con ellas. Por eso, estos factores hacen que las raquetas de nieve se hayan ido abriendo camino entre nuestros deportes de invierno favoritos y se han hecho un hueco entre toda clase de aficionados a los deportes de nieve.

Sin embargo, ¿sabemos diferenciar las diferentes partes de las que se compone una raqueta de nieve? Vamos a ver cada una de sus partes.

  • Chasis / marco / carcasa: es la estructura base de la raqueta y donde van fijados el resto de componentes. El tamaño del chasis dependerá de quién las vaya a utilizar puesto que no es lo mismo unas raquetas para adulto que para niño. También hay que tener en cuenta el peso, tanto el nuestro propio como el de la mochila que llevemos. Por lo general, el chasis suele estar fabricado de materiales que le otorgan 3 cualidades básicas e importantes, como son, resistencia, flexibilidad y durabilidad.

  • Punta / puntera: es la punta de la raqueta de nieve. Existen modelos donde se refuerza esta parte con una pieza metálica.

  • Sistema de fijación: es lo que une tu bota con la raqueta de nieve. Básicamente encontraremos modelos de raquetas con 2 sistemas de fijación diferenciados, como son la fijación universal y la fijación automática.

  • Sistema de fijación universal: las raquetas dotadas con este sistema permiten que se le pueda fijar cualquier tipo de bota o calzado, mediante correas, rueda o carraca ajustable. Por eso, es el sistema de fijación más común.

  • Sistema de fijación automático o semiautomático: las raquetas dotadas con alguno de estos sistemas de fijación son más fáciles de fijar, es decir, tardaremos menos tiempo en unir las raquetas a nuestras botas. Sin embargo requieren de botas que permitan este tipo de fijación. Para ello, las botas deben tener una mordaza o bisel trasero (semiautomáticas) o una mordaza o bisel en la puntera y en el talón (automáticas), para poder asegurar que la bota siempre esté fijada en la raqueta. Por eso, es un sistema más rápido y seguro. No obstante, no encontraremos tantos modelos en el mercado con este sistema de fijación y suele ser más común para botas rígidas.

  • Regulador de talla: se trata de una pieza que nos va a permitir mover o desplazar el talón hacia atrás o hacia delante, en función del tamaño de las botas o calzado que utilicemos.

  • Cola: es la parte posterior de la raqueta y su función principal es la de otorgar mayor estabilidad.

  • Alza: componente de la raqueta que nos va a permitir elevar el talón unos centímetros aportando comodidad, sobre todo en las subidas, y contribuyendo a aligerar las sobrecargas en los gemelos.

  • Bloqueador: pieza que permite bloquear la plataforma donde se apoya el pie para que no pivote ni se eleve. El bloqueador se utiliza, sobre todo, en las bajadas.

  • Bisagra: punto donde pivota la bota respecto al chasis.

  • Puntas de agarre o crampones de agarre: son puntas cortas, generalmente de acero inoxidable. Éstas penetran en la nieve o hielo para mejorar el agarre. Los crampones o puntas de las raquetas, al ser muy cortos, proporcionan un agarre mucho menos eficiente que unos crampones. Además, no hemos de olvidar que las raquetas y los crampones tienen funciones distintas. Es cierto que ambos nos ayudarán a la hora de desplazarnos de forma más segura y eficiente en condiciones invernales, pero están concebidos para diferentes tipos de terreno.
    Las raquetas de nieve, con su gran superficie, están pensadas para caminar en nieve blanda, con poca pendiente y para ayudarnos a mantener la flotabilidad. En cambio, los crampones, están pensados para ayudarnos a desplazarnos sobre nieve muy dura o hielo y poder progresar con seguridad.

  • Puntas frontales o crampones frontales: puntas que permiten un agarre frontal en las subidas. Nos permiten afrontar directamente ciertas pendientes.

  • Cuchillas: algunos modelos de gama alta cuentan con la posibilidad de acoplar unas cuchillas en la parte inferior de la raqueta. Están pensadas para mejorar el agarre en nieve dura o hielo. Se pueden quitar y poner.

A partir de ahora esperamos que ya no te queden dudas sobre las diferentes partes o elementos que componen tus raquetas de nieve.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario